Arquitectura

De esa con mayúsculas, la de los libros de Arte, la que te enseñan en la politécnica, no hago.

En cambio, he tenido la suerte de haber podido ayudar a construir los sueños mediante el proyecto de alguna vivienda unifamiliar y el diseño de interiores.

Interiorismo

Mi trabajo como interiorista suele ir acompañado del diseño de alguno de mis murales.

Como arquitecta intento que todos seamos más felices compartiendo el proceso creativo por el cual podemos conseguir cubrir nuestras necesidades, siempre a pequeña escala y preferiblemente en el ámbito doméstico o laboral.

Trabajar sabiendo que la autoría del proyecto resultante es compartida.

Escenarios para vivir

Me gustan los grandes retos de tamaño pequeño. De presupuestos modestos y grandes dificultades,  sin responsabilidades de las civiles y sí de las morales.

La arquitectura de interiores o interiorismo, al igual que la decoración, permiten una gran libertad creativa a bajo coste. Además compaginan a la perfección con la fotografía. Lo que me permite dar un servicio completo al cliente.

El interiorismo además está íntimamente relacionado con la construcción de la identidad. Campo exploratorio artístico que produce en mi, en estos momentos, mayor interés.

Considero como arquitecta que cualquier intervención que construye la imagen de un espacio, que a la vez representa una identidad comercial o personal, requiere y al tiempo facilita la libertad creativa, libertad que no es posible en otras partes de la disciplina arquitectónica.

Espacio identitario